Ritual de la felicidad
Reinventarse

Kristen

Basada en su experiencia como emigrante, comparte consejos útiles.

Emigró de Venezuela hace 18 años, en el 2000. Tuvo dos razones de peso para abandonar su país, un divorcio y la oportunidad que ofrecieron en su trabajo de tomar un curso en los Estados Unidos, con la opción de aprender el idioma. Chávez tenía poco tiempo de haber tomado la presidencia, esa fue una motivación adicional para irse pues no comulgaba con su ideología política.

También había muerto su perra (que era como una hija) con la cual había vivido 15 años, el panorama representaba que ya no tenía nada que buscar allí. Graduada de técnico superior universitario en informática, tuvo la suerte de encontrar trabajo enseguida en USA, además de que ese era el año del Y2K conocido como el Millennium bug, todo el mundo estaba vuelto loco porque pensaba que se iba a acabar el mundo, las ofertas de trabajo en el campo tecnológico eran muchas y le fue fácil encontrar un empleo.

Al interrogante, qué cambiaría de su experiencia migratoria si tuviera la posibilidad de regresar el tiempo, contestó:

Aunque si hoy en día estoy cómoda, conforme y tranquila con lo que he logrado yo hubiera tomado más riesgos, porque cuando llegué contaba solo con 27años de edad y podía permitirme equivocarme, ponerme en juego laboralmente hablando, sin embargo tuve miedo y permití que me explotaran, aun teniendo un sueldo decente y la gran dicha de trabajar en mí área, igualmente se aprovecharon y me pagaron muy poco.

Debí absolutamente arriesgarme a buscar otro empleo, pues todo el mundo buscaba personal especializado en lo que yo sabía hacer, asimismo estar en una ciudad como Nueva York, que tenía tanto campo en ese sector.

Otro cambio que hubiera realizado es el hecho de haberme acercado mucho más a mi cultura, por el mismo motivo que me acababa de divorciar, quería cortar con el pasado y comenzar desde cero en todos los aspectos, me metí de lleno en la cultura americana y aunque si eso tiene sus beneficios, quizás hubiera pasado tantas dificultades de una manera más alegre o más fácil emocionalmente y socialmente hablando.

Yo olvidé mi cultura porque quería absorber a plenitud la americana y creo que influyeron también los clichés como : “el hombre hispano no sirve, monta cachos”, etc, lo cual es una tontería porque eso sucede en todas las culturas del mundo.

Yo tenía en la cabeza el pensamiento errado de que con mi edad ya me estaba poniendo vieja y era imprescindible buscar marido, porque no iba a poder tener hijos, una serie de exigencias agobiantes que la sociedad te impone y bombardea, por mucho tiempo me concentré en la búsqueda del “macho”, eso me tardó 5 años, lo cual es mucho tiempo perdido y si mi enfoque hubiera sido: “déjame establecerme, estar donde quiero estar, sentirme cómoda y en paz conmigo misma, el candidato hubiese llegado por sí solo.

Cuando le pregunté si consideraba que la gente que está emigrando ahora está en desventaja con la que emigró hace 10 o 15 años, me respondió lo siguiente:

Yo no pienso que está en desventaja porque todo es cuestión de actitud, el único privilegio que estimo haber tenido con respecto al que sale ahora, es que salí de Venezuela con una liquidación producto de mi trabajo (al cambio fueron 3000$) y en ese entonces era dinero, eso me permitió alquilar un apartamento y amoblarlo.

Emigrar hace 18, 30 años o 3 meses es lo mismo, pasas por el mismo proceso de separarte de tu familia, de tu cultura, independientemente de como lo haces, va a ser duro y ¿cómo lo falicitas?, ¡eso lo vas a hacer tú!.

Empezar desde cero jamás ha sido fácil para nadie, la separación es la misma, la nostalgia es la misma, de hecho yo pienso que los que están saliendo ahorita tienen un valor agregado con respecto a los que salieron hace algún tiempo. La explicación es bien simple, porque el que vive en Venezuela se ha vuelto creativo, se las arregla para cubrir sus necesidades, conozco de personas que hacen el jabón artesanal en su casa por la escasez del mismo y muchas otras cosas más, por lo que cuando pisan esta tierra si bien es cierto que llegan traumatizados y desconfiados por las experiencias vividas, vienen con muchas ganas de salir adelante, motivados porque con el fruto de su trabajo SI podrán comprar las cosas que necesitan y el hecho de regresarse inmediatamente no se lo plantean en lo absoluto, como me pasó en mis inicios.

Tienen ganas de salir adelante, de hacerlo todo, a lo mejor no tienen mucha plata pero inventan, como es el caso de los que venden arepas, empanadas en las calles de Perú, Ecuador o los camiones de comida (food truck) en España, Italia (Zaperoco).

Food truck Zaperoco

Es una generación distinta, con otras muletas pero incluso con mayor agradecimiento a las cosas buenas que le puedan pasar.

Ya para concluir comparto algunos consejos que Kristen sugirió a nuestros compatriotas, para que el proceso migratorio sea más sencillo y menos agotador:

  • Aprender un oficio, hacer un curso de algo es clave para empezar, por la sencilla razón que reduce las probabilidades de que te abusen, exploten y el ser  un utility / persona multifuncional. El ser especializado en algo te ofrece un mayor porcentaje de oportunidades para tener un ingreso decente, que te permita salir adelante de una manera más rápida.
  • Aprender el idioma del sitio, al menos lo básico para defenderse al inicio, obviamente al vivir en el lugar, mejorarlo.
  • Si no manejas, saca la licencia, te da independencia.
  • La viveza criolla, déjala en casa, aquí no te sirve, puede ser incluso fatal para tu destino como emigrante.
  • Si bien es cierto que hay gente mala es verdad también el opuesto, relacionarse, abrirse al mundo, no pensar que siempre alguien desea hacernos daño, hay gente que le gusta ayudar desinteresadamente porque ha sido emigrante como uno, a mí me ayudó uno y lo hizo porque a él lo habían ayudado cuando llegó , cuando le pregunté como podía retribuirle me dijo: “cuando veas a alguien que está en las mismas condiciones por las que tú pasaste,
    ¡AYÚDALA!“.

Sugiero la película Cadena de favores (Pay it foward) con el actor de Casa de Cartas Kevin spacey, Helen Hunt y Haley Joel Osment entre otros.

Trevor evoca la idea de pagar un favor, no regresándolo, sino devolviendo las buenas acciones hechas a tres personas nuevas.

"Elimina de tu vida todo aquello que te cause estrés y te quite la sonrisa".

Y tú, ¿qué piensas del artículo?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back To Top
A %d blogueros les gusta esto: