Templo en Abu Simbel, Egipto
Creer en sí mismo

Helios además de ser emigrante es gay,

Condiciones que le han dado la posibilidad de estar consciente del gran valor de la tolerancia.

Helios nombre que elegí para el entrevistado de hoy, por ser una persona que al igual que el Dios del sol en la mitología griega, le gusta brillar. Tiene 33 años, para el momento de nuestro diálogo se encontraba de vacaciones en la ciudad de Luxor, en Egipto. Al final del artículo podrán escuchar tanto la entrevista como la descripción de la foto del majestuoso lugar en donde fue tomada.  (Ruinas de Abu Simbel).

Esta es la segunda vez que conversamos con Helios, pero para realizar una síntesis de la entrevista anterior, recordemos que es originario de San Cristóbal – Venezuela, salió de su país en el 2004 y lo que principalmente lo motivo fue su espíritu aventurero, ha vivido en varias naciones entre las cuales: Colombia, España, Francia y finalmente Noruega.

Los inicios no fueron fáciles, pero siempre mantuvo una actitud positiva a pesar de no poseer conocimientos de muchas cosas, siempre se puso en juego, nos cuenta que cuando vivía en España estaba alquilado en una habitación en la que pagaba 350€ al mes, pero por un período no tenía un trabajo fijo y no lograba ser puntual en sus mensualidades, le tocaba salir en la madrugada antes de que el propietario del inmueble lo viera y llegar muy tarde la noche, tocaba puertas ofreciendo sus servicios de lo que fuera: (limpieza, jardinero, cuidando ancianos, etc), hasta que una señora le dio la oportunidad de limpiarle la casa y como tampoco poseía liquidez para la comida, muchas veces le tocó robarle alimentos y esconderlos en su ropa interior para luego irse  al baño a comer.

La señora dio buenas referencias de Helios y poco a poco empezó a abrirse camino,  hoy en día ha llegado tan lejos que incluso ha cambiado de nación (Noruega) en la que no solo gana más, sino que se siente mucho más cómodo por su condición de gay y ha alcanzado un puesto de director general en una sucursal de una cadena de restaurantes famosa alrededor del mundo.

Debo confesar que mi entrevistado es también mi amigo y  una de esas personas que es condición Sine Qua Non para tener como amistad, cuando uno tiene tanto tiempo viviendo lejos de su tierra, hay momentos  que solo un connacional puede entender y si lo haces a través de la risa, la catarsis es mucho más efectiva.

En cuatro años que llevo conociéndolo jamás ha estado de mal humor, salvo cuando yo lo saco de sus casillas, jajajaja pero  ya saben como somos las mujeres y sin embargo me tolera igualmente, porque quién mejor que él para entender el extraordinario valor de la tolerancia.

En el libro La Inteligencia Migratoria de Joseba Achotegui, menciona algunos consejos sencillos para usar el humor como herramienta indispensable en el proceso migratorio.

  • El humor debe hacerlo el que vive la situación, si no puede ser vivido como una injerencia.
  • El humor permite expresar agresividad de una forma socialmente aceptada, atacar al enemigo, a lo que nos genera dolor. El humor es rebeldía, no resignarse.
  • El humor favorece la sensación de dominio sobre algo que está fuera de control de la persona, es un modo de elaboración. Está considerado como un mecanismo de defensa muy maduro (Freud, 1905).
  • El humor amplía las fronteras del yo, es lo opuesto a la rigidez.
  • El humor permite la expresión de aspectos infantiles habitualmente reprimidos. Podríamos decir que nos permite, una de las actividades más relajantes y satisfactorias, ya que momentáneamente podemos dejar de estar regidos por el principio de realidad.

Viene a mi mente un comentario de un comediante Venezolano, (George Harris) que dice para justificar con simpatía la situación de exilio de la población Venezolana: “teníamos que salir alrededor del mundo para llevarle alegría a la gente”.

Tolerancia; la he mencionado varias veces en el artículo, pero la definición según la RAE es: “actitud de respeto y comprensión hacia las ideas y acciones ajenas”. Se requiere en el diario vivir del ser humano, el que emigra, el que llega, el que se va, el nativo, el distinto, en fin… Helios me ha permitido entrar en un mundo que yo desconocía, pero a pesar de tener ideas opuestas con respecto a ciertos temas de la homosexualidad y con las cuales no comulgo, ha prevalecido siempre el respeto, sin tratar de convencerme de nada y no por ello tildarme de anticuada, nuestra amistad es valiosa por eso, porque nos aceptamos  y apreciamos cada uno por lo que somos, con todo el paquete de cosas negativas o positivas que incluye el SER HUMANO.

Loro gris africano comiendo arepas

Mientras escribo este artículo, Helios se encuentra en su ciudad natal, compartiendo con su familia y amigos de la infancia, pero además hizo feliz a un grupo de niños  en condiciones menos privilegiada, dado que llevó desde Noruega una bolsa llena  de regalos, no le gusta alardear de sus obras de beneficencia, es de la idea que lo que hace la mano derecha no lo debe saber la izquierda, pero en este caso me permití compartilo por considerarlo un acto noble.

Para finalizar podemos concluir que en este viaje migratorio no nos deben faltar estos tres factores: tolerancia, buen humor y actitud positiva frente a las dificultades.

El secreto para vivir bien y por más tiempo es: come la mitad, camina el doble, ríete el triple y ama sin medida.

Y tú, ¿qué piensas del artículo?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back To Top
A %d blogueros les gusta esto: