Universidad de la ciudad de NY
Creer en sí mismo

Diana logró el sueño Americano.

Salió de Guayaquil-Ecuador, creyó en sus capacidades y ahora es profesora en una de las mejores universidades de la ciudad de Nueva York.

Llegó a la gran manzana en el 1986, lo hizo para reunirse con su esposo que había emigrado con anterioridad a buscar un mejor futuro para su familia.

Cuando salió de Ecuador se desempeñaba como dibujante topográfica en el municipio de Guayaquil, en el departamento de planeamiento urbano. Al llegar a los Estados Unidos realizó diversos trabajos que no estaban a su nivel, tales como: en una fábrica, en un centro de llamadas de tele marketing., pero los ejecutó con una actitud positiva.

A pesar de la postura proactiva que tomó, al inicio le fue difícil desenvolverse en un contexto con diferentes niveles socioculturales en los que se trabaja en una fábrica, sin embargo se apegó al dicho: AL SITIO QUE FUERES HAZ LO QUE VIERES, se fue adaptando pero jamás se convirtió en una típica obrera. Su sueño fue siempre salir adelante.

El mayor aprendizaje que ha tenido es no darse por vencida; superando todo obstáculo.

Cuando se le preguntó que cambiaría si tuviera la posibilidad de regresar el tiempo, respondió:

Comenzaría a luchar más joven, llegué a Nueva York con 25 años, me dormí en los laureles y no procesé mi documentación inmediatamente, lo que me hubiera permitido ponerme a estudiar enseguida y no haber perdido el tiempo.

Para llegar a la posición en la que se encuentra hoy en día tuvo que superar muchísimas trabas, empezando por tener que compaginar los estudios con las responsabilidades del hogar como esposa y madre de dos hijos.

  • Como asistente de profesora en una escuela para niños especiales.
  • Trabajó en una escuela secundaria, la cual fue una experiencia no muy grata.
  • En un instituto Español para personas adineradas

Sin duda todos fueron aprendizajes, experiencias de las cuales se ha servido enormemente en su campo, para saber lidiar no solo con los estudiantes de pocos recursos económicos sino también con los compañeros de trabajo.

Actualmente es profesora de Español y Literatura en el Borough of Manhattan Community College.

“La mejor parte de ser un emigrante es: QUE NUNCA TE DIGAN QUE NO PUEDES LLEGAR, ese es el mejor impulso que puedes tener, y tú digas SI LO HAGO Y TE LO VOY A DEMOSTRAR”.

Para ilustrar su filosofía con hechos nos contó una anécdota que tuvo en su período de estudiante: recuerda que se había cambiado a una mejor universidad para estudiar literatura, se encontró con una profesora del centro de estudios anterior, (cabe destacar que las calificaciones de Diana eran muy buenas). Se inscribió para cursar 5 clases de literatura y la catedrática le comentó: “¿Tú crees que tu aquí vas a hacer lo que tú hacías allá?, esta es otra universidad y tu vas a ver que no es fácil”. Esas palabras la hirieron pero igualmente tomó sus 5 clases, cuando terminó el semestre buscó a la profesora, le mostró los resultados de sus calificaciones y le dijo: “¿usted se acuerda de mí?, aquí están mis notas, todas eran A+. Su reacción fue de sorpresa y le respondió: “me encantaría tenerte en mi clase”.

Diana hoy en día nos cuenta su historia riéndose, pero dice que obviamente no fue fácil, ese semestre casi no dormía, aumentó de peso, los fines de semana los pasaba estudiando. “Lo mejor que me pudo haber dicho esa profesora fue que no lo podía lograr”.

Will Smith en la película; En busca de la felicidad: “Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo. Si tienes un sueño debes protegerlo. Si alguien no puede hacer algo te dirá que tú tampoco puedes. Si quieres algo ve tras ello. Punto.”

Ya para cerrar la entrevista, quiso puntualizar que es importante estar consciente de las limitaciones que cada uno posee, porque ella en un principio pensó ser profesora de historia del arte, por ser una materia que le apasiona, pero a sabiendas de su acento con el idioma inglés, desistió de la idea.

Conclusión: El estudio es la tabla de salvación, la preparación es clave, aprovechar el momento, cada oportunidad.

He aquí la entrevista en la que se puede escuchar la anécdota contada directamente de la boca de su protagonista.

Una persona feliz no tiene un determinado conjunto de circunstancias, sino un conjunto de actitudes.

Y tú, ¿qué piensas del artículo?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back To Top
A %d blogueros les gusta esto: